España

Son las dos formas con las que Lopetegui -además de algún posible movimiento vertical llegado desde posición de interior, algo que se potenciará más si es Saúl el elegido- ha diseñado para compensar el hecho de que sus dos extremos estén estrechamente relacionados con la conservación de la pelota. Algo que, no obstante, no les evade de tener que asumir responsabilidades en el remate, hasta el punto de que se puede considerar a Isco y a Silva delanteros dentro del sistema del entrenador vasco, como consecuencia de las medidas estructurales que ha adoptado el técnico vasco.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Y es que si España de verdad consigue desarrollar su idea de juego, logrará reducir el número de transiciones al ataque del rival, y por tanto tendrá que pasar bastante tiempo jugando en campo rival y atacando un espacio de campo muy reducido. Eso provocará dificultades para el delantero centro, que o bien se encontrará mucho tiempo jugando de espaldas, o bien bastante acorralado. Es ahí donde Isco y Silva deben asumir una responsabilidad de cara a la finalización. El sistema de España necesita que ambos golpeen a puerta cuando logren abrirse espacio, y por tanto su peso en el éxito del combinado español se antoja si cabe más grande.
Lopetegui ha buscado mejorar mucho la circulación y para eso ha asumido riesgos. La posición de los laterales o dejar muy solo a Busquets para la transición defensiva. Isco y Silva me parecen dos llaves del éxito tremendas. Por un lado, porque tienen que sumar goles si España tiene que ir avanzando en el torneo, y por otro, porque tienen que acabar jugadas. España en alguna ocasión va a tener que elegir disparar en vez de masticar para reducir el riesgo de contragolpes. ¿Lo veis así vosotros? ¿Creéis que tienen “pegada” suficiente para asumir esa responsabilidad?
Sobre todo porque España no se enfoca predominantemente en crearle ocasiones a su ‘9’. Se mastica mucho todo hasta que posicionalmente se entiende que hay que comenzar a agredir, pero no hay rutas constantes que le pongan al ‘9’ frente al portero. Y si el ‘9’, como es el caso de la selección desde que se fue Villa, no tiene dentro la virtud de fabricarse sus propias jugadas, el asunto al final deriva en que los demás tienen que matizar un poco el chip. “Dominamos con el pase, sí, pero nos volvemos previsibles”.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Creo que en todo esto va a tener mucho que ver el ‘9’ elegido y cómo puedan relacionarse Isco, Silva, laterales y ‘9’. Los tres ‘9’ son diferentes a la hora de atacar el área.
Yo tengo las expectativas muy altas con el Mundial de estos dos. Y creo que, empujados por su configuración dentro del sistema, sí tienen con qué asumir ese papel más enfocado a la finalización (para chutar a puerta y/o filtrar el último pase). Ahora bien, no menos importante me parece su función a la hora de defender con balón. Si Silva e Isco están bien, los rivales van a poder correr mucho menos y Busquets (Ramos-Piqué) estarán más cómodos.

De hecho, Silva e Isco pueden ser la clave para explotar, desde el borde del área, la profundidad lateral de Alba-Carvajal/Odriozola rompiendo a la espalda del lateral contrario. Ambos deben juntar a España muy arriba y afilar el diente en los metros finales. Por ellos dos pasan muuuuchas de las opciones de la selección.