España

Son las dos formas con las que Lopetegui -además de algún posible movimiento vertical llegado desde posición de interior, algo que se potenciará más si es Saúl el elegido- ha diseñado para compensar el hecho de que sus dos extremos estén estrechamente relacionados con la conservación de la pelota. Algo que, no obstante, no les evade de tener que asumir responsabilidades en el remate, hasta el punto de que se puede considerar a Isco y a Silva delanteros dentro del sistema del entrenador vasco, como consecuencia de las medidas estructurales que ha adoptado el técnico vasco.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Y es que si España de verdad consigue desarrollar su idea de juego, logrará reducir el número de transiciones al ataque del rival, y por tanto tendrá que pasar bastante tiempo jugando en campo rival y atacando un espacio de campo muy reducido. Eso provocará dificultades para el delantero centro, que o bien se encontrará mucho tiempo jugando de espaldas, o bien bastante acorralado. Es ahí donde Isco y Silva deben asumir una responsabilidad de cara a la finalización. El sistema de España necesita que ambos golpeen a puerta cuando logren abrirse espacio, y por tanto su peso en el éxito del combinado español se antoja si cabe más grande.
Lopetegui ha buscado mejorar mucho la circulación y para eso ha asumido riesgos. La posición de los laterales o dejar muy solo a Busquets para la transición defensiva. Isco y Silva me parecen dos llaves del éxito tremendas. Por un lado, porque tienen que sumar goles si España tiene que ir avanzando en el torneo, y por otro, porque tienen que acabar jugadas. España en alguna ocasión va a tener que elegir disparar en vez de masticar para reducir el riesgo de contragolpes. ¿Lo veis así vosotros? ¿Creéis que tienen “pegada” suficiente para asumir esa responsabilidad?
Sobre todo porque España no se enfoca predominantemente en crearle ocasiones a su ‘9’. Se mastica mucho todo hasta que posicionalmente se entiende que hay que comenzar a agredir, pero no hay rutas constantes que le pongan al ‘9’ frente al portero. Y si el ‘9’, como es el caso de la selección desde que se fue Villa, no tiene dentro la virtud de fabricarse sus propias jugadas, el asunto al final deriva en que los demás tienen que matizar un poco el chip. “Dominamos con el pase, sí, pero nos volvemos previsibles”.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Creo que en todo esto va a tener mucho que ver el ‘9’ elegido y cómo puedan relacionarse Isco, Silva, laterales y ‘9’. Los tres ‘9’ son diferentes a la hora de atacar el área.
Yo tengo las expectativas muy altas con el Mundial de estos dos. Y creo que, empujados por su configuración dentro del sistema, sí tienen con qué asumir ese papel más enfocado a la finalización (para chutar a puerta y/o filtrar el último pase). Ahora bien, no menos importante me parece su función a la hora de defender con balón. Si Silva e Isco están bien, los rivales van a poder correr mucho menos y Busquets (Ramos-Piqué) estarán más cómodos.

De hecho, Silva e Isco pueden ser la clave para explotar, desde el borde del área, la profundidad lateral de Alba-Carvajal/Odriozola rompiendo a la espalda del lateral contrario. Ambos deben juntar a España muy arriba y afilar el diente en los metros finales. Por ellos dos pasan muuuuchas de las opciones de la selección.

España

La idea básica de Julen Lopetegui tras su llegada al banquillo de la selección española ha estado en darle todo el dinamismo posible a su medio campo. Con el indiscutible Sergio Busquets como base, hasta cuatro jugadores, sin contar los apoyos quepueda ir haciendo el delantero centro -que serán más o menos dependiendo de la figura elegida- se mueven por delante de balón abarcando todo el eje horizontal con mucho ritmo y agresividad. Koke, Iniesta, Silva e Isco son a priori los elegidos, pero la alternativa de Thiago es evidentemente una opción que encaja perfectamente en la idea.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Para lograr agilizar una circulación que en la última Eurocopa mostró demasiada rigidez, a esos dos interiores muy móviles al lado de Busquets, Lopetegui ha añadido a Isco y Silva partiendo de posición de extremos. Evidentemente, por tendencia, ambos mediapuntas van a tejer hilos asociativos con los dos interiores, que en muchas ocasiones les llevará a jugar incluso por detrás de ambos, después de hacer una pared que les deje correr, o simplemente haciendo un movimiento más largo de apoyo para ocupar un espacio cerca de Busquets, liberado tras un arrastre de los Iniesta, Koke o Thiago.
Eso lleva a una naturaleza muy especial del sistema de la selección española, ya que sus dos extremos no sólo tendrán tendencia interior en caso de que reciban la pelota abiertos, sino que, directamente, abrirán una línea de pase por dentro de forma constante. Lopetegui ha buscado compensarlo con la elección de laterales explosivos y que dominen muy bien los movimientos de ruptura, como es el caso evidente de Jordi Alba, Carvajal y Odriozola, y por supuesto con un denominador común en sus tres nueves, más allá de que cada uno de los elegidos tengan características muy diferentes.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Diego Costa -el más enfocado a los movimientos en vertical, sobre todo con espacios más abiertos-, Rodrigo Moreno e Iago Aspas saben romper al espacio. Es cierto que en estos dos últimos casos hablamos de futbolistas perfectamente capaces de integrarse en un circuito de pases en espacio reducido, pero también consiguen equilibrar el constante juego de apoyos que buscarán Isco y Silva para incluso, en situaciones de repliegue rival, ofrecer movimientos de ruptura que, o bien abran espacios, o bien les dejen mano a mano con el portero.
Son las dos formas con las que Lopetegui -además de algún posible movimiento vertical llegado desde posición de interior, algo que se potenciará más si es Saúl el elegido- ha diseñado para compensar el hecho de que sus dos extremos estén estrechamente relacionados con la conservación de la pelota. Algo que, no obstante, no les evade de tener que asumir responsabilidades en el remate, hasta el punto de que se puede considerar a Isco y a Silva delanteros dentro del sistema del entrenador vasco, como consecuencia de las medidas estructurales que ha adoptado el técnico vasco.
Y es que si España de verdad consigue desarrollar su idea de juego, logrará reducir el número de transiciones al ataque del rival, y por tanto tendrá que pasar bastante tiempo jugando en campo rival y atacando un espacio de campo muy reducido.

La ventaja perdida de Isco y Ceballos

A muy corto plazo, uno de los sentidos más prácticos de la llegada de Dani Ceballos al Santiago Bernabéu era el de ganar una pieza que el Real Madrid había perdido con el ascenso de rango de Isco Alarcón. Para Carlo Ancelotti o Zinedine Zidane, tener al malagueño en el banco venía a suponer una ventaja futbolística y competitiva que ningún otro equipo en el planeta podía igualar. No era ya el simple hecho de dar entrada a uno de los mejores centrocampistas del mundo cuando en el partido ya comenzaba a pesar el desgaste, sino que, sobre todo, era introducir a un futbolista que tardaba en hacerse con el partido lo que tardaban en pasarle el primer balón.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
En su día contaba Javier Aguirre como uno de sus maestros le había explicado que no siempre había que alinear a los once mejores, pues gran parte de los partidos se pueden ganar -o perder- a partir de la dirección de campo. Sea como fuere, no hay más ventaja posible para un entrenador que contar con un futbolista como Isco todos los minutos que su físico soporte. Zinedine Zidane lo entendió así, cambió directamente su sistema para adaptarse a su talento y el malagueño respondió de la mejor de las maneras posibles. El caso es que, de esta manera, el conjunto merengue ha perdido irremediablemente dos ventajas que tenía durante este tiempo. La primera es el ya comentado cambio de Isco. La segunda, que en el fondo es la misma pero en la forma no lo es, es contar con el propio Isco en los últimos minutos de los partidos -donde tenía un impacto incluso superior-, pues normalmente es cambiado por pura fatiga.
Isco nunca ha sido un jugador con mucho motor. En el Málaga, de hecho, solía ser un cambio habitual para Pellegrini. Pero es que además el 4-3-1-2 es muy exigente para él por la libertad absoluta que le ofrece. Él siempre quiere estar cerca del juego, este sistema se lo permite en todas circunstancias y, como consecuencia, abarca una cantidad de espacio que le lleva a ser uno de los primeros cambios. Y para el Real Madrid esto es un problema. Se comprobó ante Valencia o Betis. Desde su salida, el Real Madrid comenzó a atacar peor. Perdió sistema, perdió dominio e incluso perdió puntos.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Hay un dato que dice mucho de cómo la presencia de Isco cambia al Real Madrid: la temporada pasada el conjunto blanco promedió 55 pases más en el centro del campo (275->330) cuando Isco estaba sobre el césped. Es decir, que ya no es cuestión de jugar mejor o peor, sino de que se juega diferente, que es lo que pasó ante el Valencia (cuando entró Kovacic) o ante el Betis (cuandó entró Asensio). Por esto la figura de Dani Ceballos, un futbolista que a menor escala tiene un impacto parecido sobre sus equipos, pueda tener una importancia estratégica en la temporada de Zidane.
Dani Ceballos es el más preparado para relevarle

Carletto depende de James

El arranque de temporada del Bayern Munich 17-18 no está siendo para nada fluido. A los problemas ya contrastados de su transición defensiva, la cual entra en escena poco, pero cada vez que lo hace sale a deber a pesar del buen rendimiento de Sebastian Rudy, se le ha de sumar el empobrecimiento de su circuito asociativo. El partido ante el Wolfsburgo, que ya era flojo cuando lo iba ganando 2-0, mostró lo peor del Bayern en este sentido. Nulo juego interior, ritmo bajísimo, pases previsibles… Ni siquiera hizo acto de presencia esa sensación de peligro constante que siempre genera en el Allianz.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Fue la versión más plomiza del Bayern Munich. Rafinha como lateral izquierdo, Arturo Vidal al lado de Rudy y Robbery escoltando a un Thomas Muller que volvió a repetir en la mediapunta. Y aunque es cierto que el técnico italiano trató de fomentar la movilidad liberando de los costados tanto a Robben como a Ribery, la intención no fue más que eso. A los veinte minutos cada futbolista estaba en su sitio. Estático. Esperando un pase muy esperado para controlar, levantar la cabeza y repetir secuencia. El Wolfsburgo sólo tenía que aguantar.

Lo que en su caso esperaba el Allianz Arena era la entrada de uno de esos futbolistas que, aun sin demasiada continuidad, han sido protagonistas de los mejores minutos de lo que va de temporada. Estamos hablando de Kingsley Coman, de Corentin Tolisso y, sobre todo, de James Rodríguez. Ellos han sido los que han agitado a un equipo que lleva tiempo necesitando un plus de energía en los últimos metros del campo. Lo que sucede es que James no sólo es eso, sino que también es un futbolista con un tipo de calidad y de ritmo que cambian por completo la escena. Entre semana, ante el Schalke, sin cuajar tampoco un gran partido, el Bayern pudo realizar otro tipo de jugadas porque, básicamente, James las forzaba.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Porque de su magnífico golpeo con la zurda hemos tenido noticias hasta en sus peores momentos, pero lo que hemos podido olvidar por el camino es ese cambio de ritmo constante que provocaba el colombiano en aquel magnífico otoño de 2015. Unos cambios de ritmo a los que se llegaba desde su brutal movilidad, desde sus controles orientados y, por supuesto, desde un golpeo siempre destinado a acelerar la jugada. Carlo Ancelotti, su entrenador en aquellos días, va a necesitar precisamente esta versión de James Rodríguez para activar los talentos que van a jugar a su alrededor, incluidos los de Robben o Ribery. Por el momento, las noticias son positivas a título individual. En dos partidos que ha comenzado como titular, James ha promediado 70 pases, es decir, veinte más que en su año más pródigo. Ese es el camino. Quizás, de hecho, sea el único camino. Para James, para el Bayern y para Carletto.

Aunque a cuentagotas, lo mejor del Bayern en este comienzo de temporada lo han puesto Coman, Tolisso y James Rodríguez.

El otro estadio de Sergio Busquets

Los clubes de mayor tradición poseen un ADN tan distinguido que convierten su estadio en un reto diferente. De por sí, ni más fácil ni más difícil (la dificultad nunca está ligada al estilo, sino a la calidad de los jugadores que se enfrenten), pero sí diferente. San Mamés, por supuesto, constituye una de las pruebas más fidedignas de cara a constatarlo. Competir en Bilbao exige ideas claras, velocidad de pensamiento y fluidez en la ejecución. Por eso Sergio Busquets lleva 10 años coleccionando exhibiciones ante la atenta grada rojiblanca.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Durante cuatro cursos, quien más lo padeció fue Ernesto Valverde; motivo por el cual sabía de antemano que potenciar la influencia de su mediocentro en el partido de anoche equivalía a multiplicar sus opciones de victoria. En pos de ello, matizó las posiciones de Rakitic (teórico interior diestro) y Gomes (teórico extremo izquierdo) para convertirlos en una suerte de pareja de volantes abiertos propia de los 90 y 2000, rememorando la variada y ya casi extinta escuela del bético Jarni, el txuri-urdin Karpin, el bermellón Stankovic y compañía. Ensanchando así el circuito asociativo y empleando por dentro al profundo Paulinho para empujar al doble pivote Iturraspe-San José, en la medida de lo posible, se creó a Busquets un marco de uno contra uno frente a Raúl García en el que el pivote disfrutó y desde donde edificó las mejores rachas de juego de su Barcelona.

Sergio Busquets disfrutó e hizo disfrutar en San Mamés.
Es cierto que el fútbol azulgrana no resultó continuo y que las auténticas claves el triunfo fueron ter Stegen bajo palos y Messi en la finalización, e incluso que, con la cantidad de minutos en las que el Athletic llevó la iniciativa, el nuevo partidazo de Umtiti tuvo más importancia también; pero no deja de ser bonito que un jugador que está sufriendo cada semana y que no parece del todo bien rodeado llegue a uno de sus estadios predilectos y, por cuestiones estrictamente futbolísticas, sea capaz de rendir a un nivel excelso.
Al final, un jugador nunca juega solo, ni contra nadie ni en ningún lugar. Siempre hay unas circunstancias. Y todo afecta al juego. Sólo Leo Messi se escapa, en este deporte, de la Ley de la colectividad.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
“La historia de los encuentros entre el Atletic y el Barcelona es un relato de cómo jugar una batalla destruyendo la posibilidad de crear futbol salvo los momentos de excepción a la regla. Los jugadores se desafían pasándose el balón entre sí a la espera de iniciar la lucha cuerpo a cuerpo. El juego apresurado sin la pausa para pensar, tosco de ida y vuelta. Mama mía”
“Pero atraer para luego soltar es necesario de cara a crear ventajas. Y en el Barça, Busquets es el único centrocampista que sabe hacerlo si no está Iniesta. A mí me parece importante que lo haga. Si solo pasas la pelota rápido, no le das tiempo a moverse al rival y no lo desordenas. Es importante que el rival crea que puede quitarte la pelota para que asume el riesgo que cree el espacio”

Empate y Problemas

Seguramente las dinámicas en el fútbol de máxima élite tengan más fácil definición en partidos como el que Atlético y Villarreal disputaron en el Metropolitano. Los rojiblancos, superiores sin tener que elevar demasiado el nivel, y los amarillos, muycondicionados por un sistema que empieza a mostrar dificultades, empataron, en parte, gracias a las tendencias competitivas que ambos equipos atraviesan. Los del Cholo pasan por un momento de evidente duda y los de Calleja, en base a la calidad de sus recambios y a la positiva inercia de resultados, pudieron reconducir lo que en la primera parte fue una inferioridad, por momentos autoimpuesta por su dibujo.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Los castellonenses, ya reconocidos por su rombo en mediocampo, tuvieron que lidiar con el primer ajuste reseñable por parte del rival desde que Calleja utiliza su actual formación (4-3-1-2). Y es que Simeone generó un contexto favorable en base a un 4-3-3, con Saúl junto a Gabi y Thomas más suelto, que le dio algo más de igualdad en el medio. Con Fornals, Soriano, Rodri y Trigueros, el Villarreal arranca los partidos con superioridad numérica en el centro del campo, pero, sobre todo, en el carril central, donde acumula mucha gente. Desde ahí y una defensa a todo campo, el Atlético ganó por completo la contienda más táctica.
Poco a poco, el ‘Submarino’ comenzó a tener muchos problemas para progresar desde atrás. La posición y función de sus cuatro mediocampistas queda realmente condicionada por la actitud de los laterales, que siempre quedan a la altura de los centrales o a la altura de Rodri, y no de los interiores. Al no tener un apoyo exterior para conectar, los interiores quedan de espaldas una vez reciben y necesitan de Bakambu o Fornals para salir de la presión. Calleja está teniendo algunos problemas en la progresión de las jugadas por el papel que otorga a sus laterales, muy atados posicionalmente y sin avanzar una vez el balón cruza la divisoria, lo que lleva a los tres atacantes a repartirse el ancho del campo para que el juego avance y el oponente defienda en más zonas del mismo.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El caso es que defensivamente, las bandas presentan un problema similar. Simeone, que soltó mucho a Thomas para generar mucha atención por dentro, vio el cielo abierto cuando Trigueros se cerraba junto a Rodri para tapar al ghanés, lo que dejaba a Juanfran y a Correa en dos contra uno constante ante Jaume Costa. El lateral valenciano nunca tuvo marca sobre él, confirmando que el rombo deja mucho espacio en los costados. Establecido el primer ajuste en clave planteamiento (4-3-3 rojiblanco) y el desajuste amarillo (inferioridad en banda tanto con balón como en campo propio), el Atlético pudo atacar con muchísima continuidad y sin sufrir demasiado atrás. Después se tumbó en el diván.
Entre el repliegue por el que optó y los cambios ordenados por Calleja, el partido giró su rumbo. Castillejo en el interior derecho y Bacca junto a Bakambu sobre los dos centrales pero ubicados a cada lado y no por delante, desmenuzaron a un Atlético muy frágil en defensa posicional, tanto táctica como emocionalmente. El desborde de Castillejo puso a su equipo veinte metros más arriba y la presencia de Bacca en el área terminó de confirmar los problemas competitivos de un Atlético al que le cuesta gestionar el marcador, mostrarse sólido cuando defiende tiempo abajo y garantizar que el centro lateral no es su principal debilidad.