Atletic vs Arsenal

Dentro de la debacle que supone una expulsión (y ésa, que puede desquiciar a quien la vive y repercutir aún más en el encuentro)… al Atleti le hizo un favor en lo emocional. Igualó muchas cosas que no lo estaban, como la motivación (entiéndase por ilusión, que estaba de lado unívocamente gunner antes) y la sensación de responsabilidad de ganar, que era solamente colchonera previamente. Luego vino la memoria competitiva, llámese X, y el talento de Antoine, claro…” 

Me ha encantado lo del “llámese X”. Es que es tal cual, y menudas discusiones se montan sobre esa dichosa X, porque donde unos ven memoria competitiva, escudo, grandeza, resiliencia, fortaleza mental, determinación, mayor efectividad, calidad diferencial… otros ven suerte, antifútbol, conspiraciones arbitrales, etc. etc. 
El tema está en que si basamos el juego en una simple comparación de calidad, plantea varios problemas. 
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Cuando el equipo con mejor calidad pierde, ¿cómo lo justificas? ¿Son peores que hace una semana? Les bajas el sueldo… los mandas al banquillo… bajan su valor de mercado… ? 

Si la única ley del fútbol falla, entonces tenemos que recurrir a la suerte o al árbitro. 

Pero, ¿por qué distintos entrenadores cogen la misma plantilla y logran diferentes resultados? ¿Por qué el mismo entrenador con la misma plantilla cambia el planteamiento y obtiene diferentes resultados? 

Por otra parte, entiendo que haya gente que piense que la parte defensiva del fútbol no tiene valor. Es su opinión. Pero la idea es la siguiente: 

El que defiende tiene que lograr que no le marquen; el que ataca, marcar. Si defiendo mejor de lo que ataca mi rival, he jugado mejor que él “la mitad del juego”. Luego habrá que ver si ataco mejor de lo que él defiende. 
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
No hay por qué quitarle mérito a un planteamiento defensivo, cuando además se ve de manera cristalina en los vecinos top. Venimos alabando el papel de Zidane y de Valverde por saber adaptar a su equipo a fases de repliegue con dominio rival; a jugar sufriendo. 

Porque en Europa siempre va a haber algún equipo que te puede meter 2 o 3 goles en 45 minutos. Entonces, hay que saber llevar esos tramos del encuentro. No sirve atacar muy bien casi todo el tiempo, si en 20 minutos que tiene el balón el rival te tira 4 contras y te remonta. O si te coge y te avasalla a la desesperada y te encierra en tu área a base de centros. 

Y precisamente el rendimiento de Madrid en las temporadas pasadas y del Barcelona ésta, lo avala.
Sin entrar a discutir temas arbitrales (la segunda amarilla a Savic en campo propio sin peligro nada más empezar, siendo la segunda falta solo, de cara y que llega tarde ante la pisada del francés, con lo que eso supone…), por supuesto la reacción de Simeone no es de la de un profesional. Porque deja coja la dirección de campo, ahora se verá cuántos partidos más. En eso estamos de acuerdo. Su exceso de pasión a veces es imprudente.